volví a santiago

desde el 28 de enero del 2020 hasta hoy he vivido en santiago de chile. desde que comencé a vivir en santiago el año 2004, cuando tenía 17 años, sentí que era una ciudad ruidosa y es difícil para mi digerir el ruido. los ruidos de santiago son variados de lugar a lugar, pero en general, es una ciudad ruidosa. el ruido de santiago está compuesto por emisiones acústicas de automóviles modificados, construcciones de edificios, microbuses tradicionales de transporte público, y mi mamá hablando por teléfono. ahora estoy en la ciudad de los ángeles y debo agregar a la lista de ruidos molestos la combinación de mi mamá con mi abuela conversando

he regresado a santiago del viaje a los ángeles durante el cual escribí el párrafo anterior. tiendo a alejarme del ruido; es por eso que luego de cuarentaiocho días viviendo en santiago, no pude resistir viajar en búsqueda del silencio el 16 de marzo del 2020: me teletransporté a san pedro de atacama para completar el experimento de 1.000 días de auto-descubrimiento que se extendió desde el 21 de junio del 2017 hasta el 17 de marzo del 2020

luego de completar los 1.000 días de una oportunidad, regresé a santiago y continué viviendo aquí hasta hoy: trescientos trece días obligados de permanencia durante los cuales apliqué uno de mis secretos de sobrevivencia: reducir al mínimo las interacciones con otros seres humanos. sospecho que este es un método de anti-contaminación natural humana; no soy yo pensando en hacerlo sino que es algo en mi haciéndolo sin que yo ni siquiera lo perciba

entonces pasó lo inevitable y comenzamos a vivir en el interior de nuestros hogares durante extensos periodos de tiempo. hasta aquí nada diferente a como me había acostumbrado a vivir sin salir y sin interactuar; tan sólo que ahora otras personas también estaban haciendo lo mismo que yo y el mundo se volvió el lugar perfecto para mi. ahora sólo quedaba una lucha porque teníamos el tiempo necesario para hacer todo lo que quisiéramos: la lucha constante conmigo mismo por reducir la cantidad diversa de cosas que hago y aumentar mi enfoque en las pocas cosas que debería hacer. es una misión complicada, pero siguiendo patrones diarios se vuelve simple de mantener

luego de trescientos trece días viviendo aquí, recuento varios logros personales que no hubiese podido realizar sin que el mundo cambiase y sin que yo aumentara dramáticamente el enfoque en lo importante gracias al cambio en el mundo: este blog no existiría y este mini-artículo tampoco

escrito originalmente el miércoles 23 de diciembre del 2020